La escalofriante historia de la joven de 22 años que fue secuestrada y practicamente “regresó de la muerte”. Observa como sobrevivió y logró que apresaran a su secuestrador.

Loading...

La joven Luz María Monegro de 22 y residente en la comunidad de Jima Arriba del municipio de Jima Abajo en la provincia de La Vega, tiene una historia que contarnos y la verdad es lo que le sucedió es impactante.

El Lunes en la mañana ella se levanta y se va a la universidad. Cuando va por la calle, se detiene un carro blanco, quien va dentro es su expareja, quien logra agarrarla y entrarla a la fuerza al vehículo y arranca a toda velocidad. Luego se detuvo en un lugar, ella intentaba abrir el carro, pero el seguro no se quitaba.

Su expareja, Juan Fernando Acosta Ulloa de 30 años, le pregunta que qué piensa ella hacer, que si no piensa volver con él, ella responde que no. De hecho ella lo había dejado porque él era vi0lent0.

En ese momento el hombre empezó a agredir a g0lpes de toda clase, luego saca un cuchill0 y le propina una estocada detrás de la oreja. De nuevo pone el vehículo en marcha y le dice que la va a llevar para un río.

En el camino la joven vuelve a intentar salir, pero el hombre trataba de impedírselo y con el vehículo en marcha, ella le fue encima y le mordió la naríz. En un momento ella logró agarrar el cuchill0 y se lo clavó en una pierna.

En medio del forcejeo, al hombre se le clavó el cuchill0 en el estómago, entonces fue cuando el hombre tomó el cuchill0 y le propinó una estocada a ella en el costado, provocando que ella perdiera el conocimiento.

Cuando ella logra recuperar el conocimiento, despierta en el río y ve que Juan Fernando está lavando el carro.

Ella ahora empieza a hablar con él y a decirle que ella lo quería, que podían volver, que pensaran su hija.

El hombre no quería dejarse convencer y le dijo que el problema era la familia de ella, que se interponía en su relación y que si pudiera, le quitaba la vida a todos.

Ella le dijo, si el problema es mi familia, vayámonos lejos, para Bávaro, vamos a decir que es un atraco. Ella empezó a acariciarlo y decirle que lo quería, hasta que lo convenció de que se iban juntos para Bávaro.

Ahora entonces el hombre la lleva a un centro de salud y le dice a las enfermeras que la atiendan a ella primero. Ambos llegaron diciendo que fue un atraco como lo planeado.

En un momento ella le dijo a la enfermera “yo quiero ir al baño, llévame para el baño por favor”. Cuando la enfermera la lleva al baño, es entonces cuando le dice que no fue un atraco, que todas esas heridas se la hizo el hombre que la acompañaba, que era su expareja, que la había secuestrado y le quería quitar la vida.

En ese momento, la enfermera llamó a un policía y en ese momento lo pusieron bajo custodia al mismo tiempo que lo curaron de sus heridas.

Loading...
Loading...