Observa cuanto le cantaron a la mujer y a sus secuaces que participaron en el rapto y muerte del joven José Rivera (Alex)

Loading...

El juez de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente, de San Pedro de Macorís, Francisco Antonio Arias, impuso un año de prisión preventiva como medida de coerción a la cárcel Nayjayo Mujeres a Ángela Álvarez (Lila), y otros dos implicados por el rapto y posterior muerte del comerciante José Rivera Boyer, en San Pedro de Macorís.

La Procuraduría Fiscal de San Pedro de Macorís pidió prisión preventiva a seis implicados por la desaparición, a través del secuestro, amordazamiento y asfixia mecánica contra José Rivera Boyer (Alex).

Los procesados a un año de prisión son Ángela Álvarez (Lila), a cumplir en Najayo Mujeres y Rafael Morla Vásquez (El Muldo y Raymundo Salas, cumplirán un año en el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR-11) de San Pedro de Macorís y La Victoria, respectivamente.

De igual manera el juez Francisco Arias impuso medida de coerción de tres meses a Juan Donato Santana Polanco (Mingolo), mientras que a los señores Lorenzo de la Cruz Mota (Zapatero) y a Zacarías de León Goris una garantía económica de 300 mil pesos, por medio a una garantía de una aseguradora. Lila se pasó la udiencia Cabizbaja y habló poco, aunque negó las acusaciones.

En audiencia representaron al Ministerio Público, los fiscales Carmen Mohammed Pérez, Claudio Cordero Jiménez y Suleika Mateo, quienes eran coordinados por el fiscal titular Pedro Núñez.

Ángela Álvarez fue sometida a un rigoroso examen psiquiátrico, pero se determinó que presenta en cuadro clínico normal.

La idea era secuestrarlo para pedir una indemnización, pero que “los muchachos se pasaron de contentos y lo mataron”., confió una fuente a este medio.

La misma fuente, dijo que ya familiares habían avanzado unos 45 mil pesos a la cuenta de una mujer, que no se identificó.

El secuestro, muerte y enterramiento del cadáver fue develado a las autoridades por el sordomudo, Rafael Vásquez Morla, primo hermano de Lila, a través de un intérpete.

La mujer, según los investigadores policiales y familiares de la víctima, ordenó ejecutar a su pareja “por celos, odio y rencor”, y porque supuestamente, al hombre el consulado norteamericano le había otorgado un visado por 10 años, por el cual la mujer pensó lo abandonaría. Historia Por Manuel Vega de Atacando Digital.

Loading...
Loading...